Germinador casero

En este bricolaje casero, nos vamos a fabricar un germinador, que hasta el momento es el más eficaz, cómodo y rápido que he usado. Este germinador lo encontré buscando información sobre semillas germinadas en una página de “veganos»(alimentación solo a base de Vegetales) y es verdaderamente bueno. Espero les guste y sobre todo que les sea de utilidad. ¡Vamos a por ello!.

Para su construcción solo necesitaremos unos botes de cristal de los que se usan para tomates, mayonesas etc. (mejor si puede ser de boca ancha, así podremos introducir la mano para su mejor limpieza) un porta CD,s como el de la imagen ya en desuso (o cualquier otro utensilio que permita colocar los botes inclinados) y un pedazo de tela mosquitera o cualquier otra tela. Bastará con cortar un pedazo de la tela y con una goma elástica tapar el bote. Pero si lo queremos hacer verdaderamente bien, recortaremos un circulo en la tapadera del bote y en ella pegaremos, con silicona o cualquier otro pegamento (mejor no tóxico), la tela mosquitera. Para ello necesitaremos una broca de corona y una tijera de chapa, o como en mi caso, un buen amigo como Pepe Vidarte que nos haga el trabajo técnico.

Imagen 1 – Proceso del recorte y pegado de malla en la tapadera.
Imagen 1 – Proceso del recorte y pegado de malla en la tapadera.

Una vez seco el pegamento, tendremos listo nuestro germinador. Para germinar semillas tenemos que tener en cuenta una serie de cosas:
> Primero: las semillas elegidas, sean lo más frescas posibles, ya que así se aumenta considerablemente la capacidad de germinación de las mismas.
> Segundo: Procurar germinar mejor una sola variedad de semillas que una mezcla de las mismas. Cada semilla tiene una velocidad de germinación propia y pueden tener diferentes necesidades de temperatura entre ellas.
> Tercero (muy importante): Una temperatura de 17ºC – 23ºC para la zona donde esté nuestro germinador, será la temperatura óptima para una buena germinación. El interior de nuestras viviendas en general tiene esta temperatura fácilmente. Si lo tenemos en la cocina será más práctico a la hora de realizar los enjuagues.
> Cuarto: Después de cada ciclo de germinado, limpiar bien cada bote para que no queden restos que puedan producir moho o problemas en las nuevas semillas. El proceso es sencillo. Dejaremos las semillas unas 12 horas en remojo, después de las cuales, enjuagaremos debajo del grifo y vaciaremos todo el agua, para posteriormente dejarlo en su posición inclinada en su soporte.

Imagen 2 – Germinación en proceso.
Imagen 2 – Germinación en proceso.

Cada día haremos un par de lavados y después a su soporte de nuevo. Dependiendo de las semillas y de su frescura así como de la temperatura, el germinado empezará antes o después pero en general en tan solo dos tres días tendremos un negrillo, por ejemplo, germinado. A gusto del criador lo dejaremos más o menos germinado, es decir con apenas abriendo el brote o ya con la primera hoja.

Imagen 3 – Vaciado de germinado y germinador lavado y seco.
Imagen 3 – Vaciado de germinado y germinador lavado y seco.

De esta forma tan sencilla y barata tendremos fabricado un excelente germinador y nuestras aves disfrutaran de las ventajas de los germinados, y nosotros de su facilidad de preparación. Se lo podemos suministrar tanto solo como mezclado con una buena pasta casera, pero ese será tema para otro apunte.

¡Espero que les haya gustado!

Imagen 4 – Germinado de mixtura (izquierda) y de trigo (derecha).
Imagen 4 – Germinado de mixtura (izquierda) y de trigo (derecha).
Imagen 5 – Germinado de girasol (izquierda) y pasta comercial con germinado (derecha).
Imagen 5 – Germinado de girasol (izquierda) y pasta comercial con germinado (derecha).

Comentario

Deja una respuesta